23 nov. 2010

RUTA POR TOLEDO, AVILA Y EL ESCORIAL

Esta es una ruta perfecta para pasar un buen fin de semana muy ameno, empapándonos de historia paisajes y ciudades monumentales.
Podemos comenzar nuestra ruta por la monumental e histórica Toledo, la Toletum de los romanos. De esta espectacular ciudad poco podemos decir que no hayamos dicho con anterioridad en anteriores entradas, pero es buen lugar para empezar nuestra ruta. Aquí nos empaparemos de historia y arte simplemente recorriendo sus estrechas calles y visitando sus museos mas destacados.

Desde Toledo nos dirigiremos hacia Avila por la carretera nacional 400 que transcurre por pueblos como Torrijos, Maqueda o El Tiemblo, pasando por el puerto de La Paramera en las estribaciones de la Sierra de Gredos. Sobra decir que por esta zona disfrutaremos de unas buenas vistas de la sierra, hasta llegar a la monumental ciudad de Avila.
En Avila lo quizá lo mas destacado y espectacular sea su muralla magníficamente conservada y de aspecto imponente, pero no debemos dejar de dar un paseo intramuros y deleitarnos con su monumentalidad. Hay que recordar que Avila fue una antigua plaza militar, por lo que no veremos la misma arquitectura que vimos anteriormente en Toledo. Sus edificios históricos incluida su Catedral fueron diseñados y pensados para la defensa de la plaza, por lo que quizá la primera impresión sea de austeridad, por lo que no podemos hacer comparaciones con otras ciudades históricas pero eso no quiere decir que no tenga cierta belleza. Tampoco podemos dejar de probar su rica gastronomía basada sobre todo en sus magnificas carnes.

Una vez visitada Avila tomaremos una carretera comarcal que transcurre por la Sierra de Gredos donde se pueden ver estupendas praderías y que pasando por Las Navas del Marques nos lleva a la localidad de El Escorial no sin antes pasar por varios tramos de curvas antes de bajar a la carretera que conduce al valle de los caídos.
En El Escorial lógicamente visitaremos el imponente monasterio de San Lorenzo De El Escorial que en su día ordeno construir Felipell y que es el emblema del pueblo. Pero además del monasterio que el cual una parte da cobijo a un colegio y el resto es visitable incluido el panteón de los Reyes, es obligado visitar el pueblo, pasear por sus callejas ya que tiene rincones verdaderamente bonitos.

Si al final queremos algo de aventura podemos seguir nuestro viaje, eso si sin prisa, por una verdadera ruta de montaña. Saliendo de El Escorial en dirección al valle de los caídos hay una especie de área recreativa, pues bien, si seguimos la estrecha carretera que transcurre junto al área ascenderemos por la montaña y aprovechando para hacer parada en algún mirador que hay a lo largo de la ruta para obtener estupendas vistas del Monasterio y sus alrededores, después de varios kilómetros circulando por la sierra llegaremos a un punto en que la carretera desaparece dando lugar a una pista de tierra por la que hay que circular muy despacio, cosa que en realidad se agradece porque así disfrutaremos de las vistas. Esta pista que parece no tener salida termina justo en el Alto de los Leones, en pleno Guadarrama, desde donde descenderemos ya en carretera nacional hacia el pueblo de San Rafael. La ruta es para hacerla tranquilamente y disfrutar del paisaje parando si se quiere en algún área recreativa de la zona.
En fin esta es una ruta que perfectamente se puede hacer en un fin de semana, eso si, comenzando de viernes para aprovecha mejor el tiempo ya que hay mucho que ver e intentar buscar algún RINCÓN que nos deje un grato recuerdo del viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario