19 dic. 2009

LA LEYENDA DE RIBADELAGO

Cuenta la leyenda, que donde hoy se encuentra el lago de Sanabria habia un pueblo llamado Valverde de Lucerna. A este pueblo llego un dia un peregrino que hacia el camino de Santiago y dirigiendos a una panaderia pidio un pan al panadero. Este le dijo que no tenia nada de pan y el peregrino continuo preguntando en varias casas del pueblo a ver si alguien le daba pan, pero nadie se lo quiso dar. Finalmente volvio al la panaderia y le dijo al panadero que nadie queria darle pan y se encontraba hambriento. El panadero apiadandose de el le dijo que le haria un pan para el.
El peregrino enfadado porque nadie quiso darle pan golpeando tres veces con su baston en el suelo dijo estas palabras -que aqui donde clavo mi baston salga un gargallon-; un gargallon es un manantial de agua; y asi de esta forma comenzo a manar gran cantidad de agua llegando a cubrir todo el pueblo de Valverde de Lucerna formando lo que hoy seria el lago de Sanabria.
Todos los habitantes del pueblo perecieron bajo las aguas menos el panadero que la habia dado el pan. La leyenda dice que todos los noches de San Juan suenan sobre el lago las campanas de la iglesia de Valverde de Lucerna y quien acude al lago esa noche y no las oye es que se encuentra en pecado.
Esta es una leyenda que se remonta al siglo catorce pero que aparentemente, coincide con las vicisitudes que paso la zona años atras. Es conocida la tragedia de Ribadelago cuando en 1959 se rompio la presa de Vega de Tera y el agua arraso todo el pueblo de Rbadelago Viejo. Al parecer este mismo pueblo ya fue victima de inundaciones similares en años anteriores con grandes riadas, pero esta claro que ninguna como en 1959.
Una noche de enero de ese año con un tienpo adverso con fuertes vientos y niebla, la presa de Vega de Tera se rompio dejando escapar millones de litros de agua que bajando por el cañon del rio Tera arraso la central de Moncabril y el pueblo de Ribadelago. Hubo gran cantidad de fallecidos pero lo mas tragico fueron las 144 personas que no encontraron jamas y que se supone quedaron atrapados en el fondo del lago. Este fue un hecho que marco profundamente a esta comarca ya bastante degradada de por si en aquella epoca, es mas estaba catalogada como una zona maldita a causa de diversoso sucesos a lo largo de la historia igual que otra zonas de España como las Hurdes etc, que tambien sufrian de una aislamiento notable que hacia que fueran zonas casi inaccesibles en ciertas epocas del año y profundamente desconocidas.
Uno de los buzos que acudieron al rescate de los cuerpos fue el famoso escritor Alberto Vazquez Figueroa, que en aquella epoca era profesor de buceo y que deja constancia de su sobrecogedor testimonio en un reportaje realizado recientemente en conmemoracion del 50 aniversario de la tragedia, el cual la verdad no tiene desperdicio, es muy interesante.
Para mi esta es una de mis zonas favoritas si no la que mas, la cual visito con frecuencia. ya comente anteriormente que es una zona de gran belleza, pero que al mismo tiempo tiene ese halo de misterio del que solo algunas zonas de España pueden presumir.
Cuando se visita una zona no solo naos tenemos que dedicar a ver el paisaje y visitar lugares, tambien debemos interesarnos por su historia y sua leyendas. De esta forma podremos ver los lugares con otros ojos y con otra perspectiva. Concretamente a mi no se porque esa zona me atrae muchisimo, es como si algo me obligase a visitarla cada vez con mas frecuencia y puedo certificar que no me canso de ir alla, no se si por su belleza, su historia o sus leyendas.
Hoy en dia, la comarca de Sanabria es una zona prospera con bastante afluencia de turismo y cocretamente en el pueblo de Ribadelago se estan recuperando viejas viviendas que quedaron derruidas con la riada, aunque aun podemos ver las marcas que dejo el agua en muchas partes del pueblo. Si nos adentramos por sus callejuelas y dejamos volar la imaginacion imaginando como habria ocurrido aquello, puedo garantizar que se nos pone la piel de gallina solo con pensar en aquel muro de agua que recorrio siete km montaña abajo para acabar arrasando un pueblo entero.
El tiempo pasa y aunque los habitantes de la zona jamas olvidaran, hoy pueden presumir de una zona prospera y bien comunicada pero que tiene una gran carga de historia y sensaciones que solo alli podemos experimentar, eso si, una vez conocida su historia.
Animarse e ir a visitarla, no os dejara indiferentes.

1 comentario:

  1. Cuanta Razón. Es una zona increíble, preciosa y que al igual que el escritor Alberto, yo tampoco me canso nunca de visitarla. Y es cierto que te invita a ir cada vez más para conocer su historia, y en cierto modo, es apasionante y emocionante.

    ResponderEliminar